top of page

Estamos por fin en otoño y debemos preparar a nuestras mascotas para una de las estaciones más duras y largas del año (o eso me parece a mí).


En general, estos consejos valdrían para cualquier mascota, pero el hecho de que trabaje especialmente en zonas rurales y urbanizaciones, hace que estas recomendaciones estén dirigidas sobre todo a este tipo de animales. ¿Qué hacemos con nuestros perros y gatos?

Como he dicho antes, hay que prepararlos para el invierno y esto supone que debemos revisar, para empezar, su condición corporal, es decir, su peso.

Según estén (hay que pesarles de vez en cuando), podemos utilizar en otoño e invierno piensos que cubran mejor las necesidades de nuestros animales, que quizás duerman en casetas, porches abiertos o no, parcelas … Las bajas temperaturas nocturnas , el frío, la lluvia y el resto de inclemencias del tiempo, hacen que una alimentación de más calidad sea la más adecuada. No hace falta gastarse muchísimo dinero para que la alimentación sea buena y equilibrada; con ella ahorrarás en visitas al veterinario. Os lo digo de verdad. Además actualmente ya existen piensos que incorporan en su formulación condroprotectores, que preparan las articulaciones de los animales mayores y frenan la aparición de dolores por artrosis o por otros problemas articulares en animales no tan mayores. Hay que valorar el precio de pienso y lo que nos ahorramos en comprar estos productos de forma separada y en disgustos intentando que se tomen las pastillitas todos los días.











En cuanto al pelo, en perros, habría que hacer ahora arreglos más o menos en profundidad (a veces se les llama corte de cachorro), pero nunca cortes muy agresivos que dejen a nuestra mascota sin protección contra el frío.

En nuestra clínica los llamamos cortes higiénicos. Son arreglos de cara, orejas, manos y pies y zona anal y genital.



A los gatos de pelo largo con nudos hay que hacerles arreglos periódicos, aunque a veces se queden un poco feos y estresados; si están descuidados y salen a la calle, habría que quitarles al menos los nudos más importantes y, si hace falta, en varias veces.





Es mejor tener a un perro y gato bien cepillado y sin nudos que bañarle¡¡¡¡¡






En otoño e invierno, las casetas que están a la intemperie y que se pueden mover (las de fibra o madera), se orientan hacia el sur al igual que los bebederos .Se aprovechan los rayos de sol invernales y evitamos que se congele el agua, con las faringitis consecuentes.

La colchoneta es un tema que me preocupa. Con la crisis hemos abaratado mucho en cosas que nos darán seguro problemas. La alimentación es una, pero ya hablaremos de eso y de nuestra experiencia en la clínica; y otra de las muchas que he visto en estos años es la calidad de las colchonetas que compramos para nuestros animales.

Por mucho que insista la gente, la colchoneta del chino del barrio no tiene nada que ver con una buena. ¿En qué cosas me fijaría, además de en el precio? En la calidad de la tela, en que la parte inferior de la misma sea impermeable, que tenga cremallera para poder lavarla, que tenga un grosor suficiente para que cuando se tumbe mi perro de 40 kilos no dé con los codos en el suelo y se produzca una lesión, que sea impermeable si está a la intemperie, quesea de un tejido antiácaros si he tenido la mala suerte de tener un perro con la piel delicada…



¿Y la forma de la misma? Para el invierno a mí me gustan ajustadas al tamaño del animal, es decir, más bien pequeñas y redondas u ovales. Tanto a perros como a gatos, cuando hace frío, les gusta dormir sintiendo presión alrededor de su cuerpo. Si a pesar de todo y de probar con distintos tipos se comen la cuna o colchón, se les puede forrar un palé de madera que esté en buenas condiciones, con un poco de césped artificial para aislarles del frío de la calle.






Hay que vacunar a los perros contra enfermedades respiratorias, como las producidas por Bordetella y Parainfluenza, como explicamos en un post anterior. Esto es especialmente importante en animales mayores, o que padezcan alguna otra enfermedad, o en los de razas chatas (braquicéfalas: bulldogs, carlinos…) y a todos los que vayan a ir a residencias, exposiciones, carreras o lugares en donde haya una concentración elevada de perros. También a perros de esas razas pequeñitas con tráqueas diminutas que, al constiparse, les producen cuadros de falta de oxígeno. No cuesta mucho la vacuna y nos podemos evitar un disgusto grande, con posible desenlace fatal en animales mayores y delicados.

A los gatos también se les vacuna contra enfermedades respiratorias. Hay que vigilar a los gatos mayores y a los que el frío y la lluvia no les frenan en sus escapadas diarias: las bronquitis y neumonías en gatos son muy rápidas y a veces con pocos síntomas.





En otoño e invierno sigue habiendo parásitos: las pulgas. Seguid usando pipetas o collares para ellas. Hacedlo con todos los animales de la casa a la vez. No hay que olvidarse de los gatos que, sin ser vuestros realmente, están merodeando por vuestro jardín y duermen en vuestra alfombra o sillas de exterior. ¡¡¡Quien ha tenido una plaga de pulgas sabe lo difícil que es acabar con ellas!!!


En resumen, en otoño sería necesaria una visita a vuestro veterinario para programar sus desparasitaciones internas y externas, pesarles y valorar su estado corporal y su pelaje, incorporar condroprotectores en los casos necesarios y vacunar contra enfermedades respiratorias .En casa, valoraría el estado de su caseta y su orientación, y las cunas o colchonetas.

A por el invierno¡¡¡¡¡

Mª Antonia García Minayo

Veterinario col 2400

Centro Veterinario Eurovillas

2 visualizaciones0 comentarios

Proteger a tu perro con el programa Leispro es fácil y se empieza en Octubre.



En nuestra zona la Leishmaniosis es la enfermedad más frecuente. Además de utilizar repelentes contra mosquitos y la aplicación de vacunas, te recomendamos estimular el sistema inmune de tu perro para que se defienda mejor contra esta terrible enfermedad.


Tan fácil como administrar un jarabe con la comida:

  • Seguro

  • Sin límite de edad

  • Sin necesidad de inyecciones y sus riesgos

  • Protección precoz: a partir del 2º día de tratamiento

  • Compatible con Plan vacunal del cachorro

  • Compatible con otras medidas preventivas frente a Leishmania, como la vacuna Letifend

  • 80% de eficacia preventiva

  • Reduce 7,2 veces la probabilidad de contraer Leishmaniosis

Se trata de un programa de diagnóstico y prevención:


  1. Diagnóstico precoz y fiable (Test), a ser posible entre febrero y abril.

  2. La administración oral de un jarabe (Leisguard) durante 30 días 2 ó 3 veces al año, especialmente en junio y octubre.



2 visualizaciones0 comentarios

Las vacunas son un elemento clave en la salud de nuestras mascotas. Es importante prevenir el contagio de enfermedades sobre todo cuando nuestras mascotas son cachorros o se encuentran en su vejez, tal y como sucede con los seres humanos. Durante el otoño "la tos de las perreras" se convierte en una amenaza para nuestras mascotas y es necesario que los amos tomen conciencia de la importancia de las vacunas.



La traqueobronquitis infecciosa es una enfermedad altamente contagiosa que en los últimos años se ha convertido en muy frecuente. Sobre todo es diagnosticada en nuestros perros en invierno. Está producida por la infección combinada entre el virus de la parainfluenza y la bacteria Bordetella bronchiseptica, aunque en muchos casos se adjuntan otros patógenos como sería el herpesvirus, el adenovirus o micoplasmas que pueden complicar mucho el cuadro clínico.


Nuestras mascotas se contagian con mucha facilidad en la calle, tanto por contacto directo con perros enfermos como por la inspiración de las micropartículas que generan a través de la tos y los estornudos. Sería el equivalente a la gripe en personas.

Normalmente los virus son específicos para cada especie; sin embargo, las bacterias no lo son. Esto quiere decir que las bacterias se pueden transmitir fácilmente entre animales de distintas especies. Si tu mascota tiene un cuadro grave de Bordetella, tú también podrías adquirir una infección en las vías respiratorias. Esta enfermedad provoca una inflamación importante de la faringe, la laringe y la traquea que restringe muchísimo el paso del aire, intensificando la tos y dificultando la respiración.


Si en los perros con una conformación normal del aparato respiratorio esta inflamación provoca una respiración dificultosa, en las razas braquicefálicas (con nariz chata) como es el Bulldog inglés, el Bulldog francés, Carlino, Bóxer, Pequinés etc., aparece una falta de aire severa con cuadros clínicos graves que en ocasiones puede provocar incluso la muerte del animal.

Igual que sucede en el caso de la gripe humana, la traqueobronquitis infecciosa canina, también conocida como tos de las perreras, se puede prevenir fácilmente con una vacuna.


Por esto en las razas braquiocefálicas, en los cachorros, en perros mayores y en los perros con patologías previas cardiorespiratorias, se hace imprescindible practicar una buena prevención a través de la vacunación específica para esta enfermedad en los meses de otoño.

Esta vacuna también se recomienda en cualquier perro que va a pasar una estancia en una residencia canina, que participe en exposiciones, practique “agility” y en general a los que estén frecuentemente en contacto con otros perros. En el caso de perros que van a ir a residencia o tengan que viajar, la vacuna debe aplicarse mínimo dos semanas antes del ingreso en la residencia.


Si tenemos en cuenta que nuestra mascota es muy importante en el núcleo familiar, es conveniente llevar al día las vacunas de nuestros perros. Ellos también se exponen al riesgo de enfermedades fácilmente prevenibles con una vacuna.

7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page