LA GRIPE CANINA O TRAQUEOBRONQUITIS

Las vacunas son un elemento clave en la salud de nuestras mascotas. Es importante prevenir el contagio de enfermedades sobre todo cuando nuestras mascotas son cachorros o se encuentran en su vejez, tal y como sucede con los seres humanos. Durante el otoño "la tos de las perreras" se convierte en una amenaza para nuestras mascotas y es necesario que los amos tomen conciencia de la importancia de las vacunas.



La traqueobronquitis infecciosa es una enfermedad altamente contagiosa que en los últimos años se ha convertido en muy frecuente. Sobre todo es diagnosticada en nuestros perros en invierno. Está producida por la infección combinada entre el virus de la parainfluenza y la bacteria Bordetella bronchiseptica, aunque en muchos casos se adjuntan otros patógenos como sería el herpesvirus, el adenovirus o micoplasmas que pueden complicar mucho el cuadro clínico.


Nuestras mascotas se contagian con mucha facilidad en la calle, tanto por contacto directo con perros enfermos como por la inspiración de las micropartículas que generan a través de la tos y los estornudos. Sería el equivalente a la gripe en personas.

Normalmente los virus son específicos para cada especie; sin embargo, las bacterias no lo son. Esto quiere decir que las bacterias se pueden transmitir fácilmente entre animales de distintas especies. Si tu mascota tiene un cuadro grave de Bordetella, tú también podrías adquirir una infección en las vías respiratorias. Esta enfermedad provoca una inflamación importante de la faringe, la laringe y la traquea que restringe muchísimo el paso del aire, intensificando la tos y dificultando la respiración.


Si en los perros con una conformación normal del aparato respiratorio esta inflamación provoca una respiración dificultosa, en las razas braquicefálicas (con nariz chata) como es el Bulldog inglés, el Bulldog francés, Carlino, Bóxer, Pequinés etc., aparece una falta de aire severa con cuadros clínicos graves que en ocasiones puede provocar incluso la muerte del animal.

Igual que sucede en el caso de la gripe humana, la traqueobronquitis infecciosa canina, también conocida como tos de las perreras, se puede prevenir fácilmente con una vacuna.


Por esto en las razas braquiocefálicas, en los cachorros, en perros mayores y en los perros con patologías previas cardiorespiratorias, se hace imprescindible practicar una buena prevención a través de la vacunación específica para esta enfermedad en los meses de otoño.

Esta vacuna también se recomienda en cualquier perro que va a pasar una estancia en una residencia canina, que participe en exposiciones, practique “agility” y en general a los que estén frecuentemente en contacto con otros perros. En el caso de perros que van a ir a residencia o tengan que viajar, la vacuna debe aplicarse mínimo dos semanas antes del ingreso en la residencia.


Si tenemos en cuenta que nuestra mascota es muy importante en el núcleo familiar, es conveniente llevar al día las vacunas de nuestros perros. Ellos también se exponen al riesgo de enfermedades fácilmente prevenibles con una vacuna.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo